La variedad en los tornos para la fabricación de piezas de alfarería, queda reducida a las diferentes motorizaciones, partiendo desde ¼ CV, hasta el ½ CV., potencias suficientes para trabajar sin ningún tipo de limitación.

Preparados para girar en ambos sentidos, la velocidad de giro se regula mediante pedal acelerador o palanca manual.


Se le puede incorporar el "steck-terraja" para la fabricación con moldes de piezas redondas.